miércoles, agosto 02, 2006

El deporte un escaparete de la publicidad

Ya no sólo el deporte muestra valores que se repetirán en la vida, la constancia para conseguir los éxitos propuestos, la competitividad y el trabajo en equipo. Estamos ante un escaparate de marcas publicitarias de todo tipo de productos y servicios, utilizan el deporte como publicidad subliminal para generarnos una necesidad inexistente. Eso sí, mientras los jugadores de los distintos deportes y de categorías superiores no den problemas, tienen " el patrocinio garantizado ". Se llega a extremos donde la publicidad se encuentra en cualquier parte del mono de trabajo del profesional deportivo, como es el caso de la Fórmula 1 o el motocilismo. Generándose una empresa paralela a la deportiva como es la venta de material deportivo publicitario.

El sector publicitario junto a los medios de prensa presionan más a los deportista a conseguir los éxitos. Por lo tanto, cuando existe cualquier mínimo resquicio de dopaje o fraude, las casas se intentan desentender de la situación. No quieren verse salpicados por el problema, no quiere que los consumidores identifiquemos la marca publicitaria con el problema. E inmediatamente quitan su patrocinio, con el correspondiente caos económico que genera a los equipos llegando en algunos casos a desaparecer. Dónde quedaron los valores que propugna el deporte ?

2 Comments:

At 1:30 p. m., Blogger Juan Haldudo said...

Ah, ¿pero la presunción de inocencia es un derecho? ¿y los periodistas qué opinan de ello?. Por que siendo los que realizan los juicios algo habrán de decir, ¿no?. No olvidemos que lo de los jueces no es sino mero formalismo...
Un abrazo, leguleyo. Buen comienzo.

 
At 8:29 p. m., Blogger Leguleyo said...

Como dice Mikel, muchas veces dudamos la existencia del derecho a la presunción de inocencia que todos los ciudadanos tenemos. Ante cualquier hecho de trancendencia legal automáticamente sociedad activa un juicio paralelo. Con lo cual, el derecho a la presunción de inocencia pasa a un segundo paso, generándose una hipocresía moral.

 

Publicar un comentario

<< Home